Inauguramos nuestro blog, una nueva sección dedicada a la empresas y los retos que deberían marcarse para mejorar su competitividad y productividad. Las empresas alargan demasiado bastante la vida útil de los ordenadores, y muchas veces la productividad de los empleados se ve mermada por culpa de la lentitud del PC.

Tareas tan simples como copiar documentos, visualizar documentos, abrir programas, guardar datos, en la mayoría de los casos debería durar pocos segundos, y mientras se hace alguna de estas tareas, se debería de poder hacer otras. El momento en que el usuario esté frente al monitor sin hacer nada mas de un minuto, es porque, o bien ha llegado la hora de renovar el ordenador o bien el ordenador necesita limpieza (hablaremos en un futuro de ello).

kebes productividad ordenadores

Todavía me acuerdo en la primera empresa en la que trabajé, fue de prácticas de empresa de ciclo formativo. Me asignaron obviamente el peor ordenador de todos. No me acuerdo de las características que tenía, pero tardaba todos los días unos 15 minutos en ponerse en marcha, y por supuesto, una vez dentro, el rendimiento era pésimo, tardaba mucho tiempo en editar imágenes, en abrir programas, en poder navegar por internet, etc… Ah! A esto le sumamos los cortes de luz que ocurrían muy a menudo, y tenías que esperar otros 15 minutos a que se encendiera de nuevo, más recuperar los X minutos que habían transcurrido desde la última vez que se guardó el documento hasta el apagón. En resumen, yo era capaz de producir mucho más de lo que me permitía la máquina. Después un compañero que dejó la empresa, dejó un ordenador libre, un portátil con Windows Vista, muy discreto de características pero que mejoraba con creces las del ordenador anterior. Pude por fin trabajar a mi ritmo, sin tener que pelearme y disgustarme todos los días con una pantalla, y a demás, cuando había cortes de luz, como era portátil, tenía su propia batería y no se apagaba el ordenador. Para ordenadores de sobremesa, el tema de los apagones de luz se hubiese solucionado fácilmente con algunos SAI, que su propia fuente de energía que duran varios minutos para poder guardar tu trabajo tras el corte de luz.

Tras trabajar en esa empresa, seguí estudiando, y compatibilizaba el estudio con el trabajo que realizaba desde casa. El primer sueldo que gané de esa empresa, fue para invertirlo en un ordenador potente. Hasta la fecha de hoy, sigue siendo una buena máquina, y la productividad que tengo es máxima, de hecho, cuando tengo que hacer algo relacionado con el trabajo desde el portátil, no soy tan productivo.

Hoy en día, hay ordenadores muy buenos, a precios asequibles. A partir de 400€ hay máquinas que para la mayoría de trabajos, son mas que suficientes, y tanto los empleados, cómo su productividad se verán recompensados. La inversión de la máquina en poco tiempo se habrá amortizado.

No hay que verlo como un gasto, es una inversión.

Foto izquierda: por usblsb
Foto derecha: por njt1982